Loader

«Los pensamientos crean tu identidad en cada momento»

(Pg 26 de Necesito que me quieran, ¿es eso verdad? de Byron Katie)

Esta cita afirma que son los pensamientos los que nos dicen quién somos.

Como también señala Katie, alguna mañana nos hemos despertado antes que nuestros pensamientos, y hemos tenido que activarlos para recordarnos nuestra identidad, diciéndonos a nosotros mismos algo parecido a: “Ah, sí, soy Fulanito, vivo en Madrid y esta persona es mi pareja”.

Este olvido de lo que somos también nos ocurre en ocasiones en el cine, cuando nos “metemos” en la película. O incluso leyendo una novela.

Podríamos pensar que es algo normal, que simplemente nos hemos identificado mucho con algún personaje del sueño, la película o la novela y que nos ha costado volver a la realidad.

Pero también podríamos empezar a sospechar que si podemos “cambiar de identidad” con tanta facilidad, puede que no esté tan claro que seamos sólo lo que creemos ser.

Lo que soy tiene que ser algo permanente y no una identidad momentánea. ¿Qué queda de mí en esos momentos en que creo ser otro? ¿Qué tienen en común la experiencia de soñar, la de sumergirse en una película y la de ser “yo”?

Parece que lo único que tienen en común es la sensación de estar experimentando algo.

¿Qué somos, entonces? ¿No será nuestra verdadera identidad ser simplemente consciencia? ¿No será que en realidad somos eso que experimenta tanto “ser yo” como “ser otro”?

Los místicos nos dicen que la personalidad no es nuestra verdadera naturaleza y usan las expresiones “despertar” o “iluminarse”, para referirse al momento en que reconocemos lo que realmente somos.

También dicen que nuestra naturaleza no es algo concreto y que es común a todos los seres. Y cuando afirman que en realidad somos es el testigo de la experiencia, nos asustamos porque nos parece algo vacío.

Y sin embargo, ya hemos experimentado esa sensación en muchas ocasiones sin traumas. Por ejemplo, a veces en el cine dejamos de sentir que somos nosotros sin tomar la identidad de ningún otro personaje de la película. Y en algunos de nuestros sueños también hemos sido simplemente la consciencia que asistía a esa historia, sin sentirnos incómodos.

Meditando todo esto puede que descubramos que la clave para despertar sea cuestionar la identidad que nos dictan los pensamientos. Y el día que nos atrevamos a dejar de ser algo limitado, puede que descubramos que somos mucho más de lo que pensábamos…

Equipo Faro



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies